Botes de cocina para el menaje del hogar

En el menaje del hogar, tenemos botes para guardar los productos, tanto si se ponemos en ellos paquetes abiertos, como si vertimos el contenido y tiramos los envases. Si un bote es muy grande, puede tener varios paquetes en su interior, aunque lo ideal es que los productos que se emplean con mayor frecuencia, tengan cada uno su propio recipiente.

Tenemos botes de distintos materiales, como cristal, plástico o cerámica, y muchos de ellos están decorados y rotulados

En el mercado, se adquieren los botes en distintos materiales (cristal, plástico, cerámica) decorados y rotulados para almacenar los productos más usados, como azúcar, arroz o algunas infusiones. También podemos utilizar recipientes translúcidos, de plástico o de vidrio. Estos últimos, como no precisan ser rotulados, tienen la ventaja de que nos valdrán para guardar diferentes productos en cualquier momento, según nuestras precisiones. Además, como dejan ver su contenido, dan un toque natural a la decoración de la cocina (de estar a la vista).

Si se ponen en una estantería o sobre una mesa, debemos procurar que no reciban la luz directa del sol, que podrá alterar las propiedades del contenido. Y además que no estén muy cerca de un borde, para evitar el riesgo de que, por accidente, se caiga al suelo.

Si elegimos verter el contenido en el recipiente, conviene que apliquemos en este un tratamiento especial de limpieza, que consistirá en lavarlos y más tarde tratarlos con una solución de vinagre de alcohol, con bicarbonato o alcohol diluido en agua. Después de dejar que se seque bien, ya estará listo para utilizar.

La forma de los botes para la cocina

En cuanto a la forma de los botes, lo podrás comprobar en zalema.es/es/37-menaje-del-hogarMENAJE HOGAR donde podrás optar por un estilo clásico y elegir los típicos cilíndricos, o bien prestar a la decoración un estilo personal y recurrir a diseños menos convencionales. Si nuestra meta, es aprovechar lo más posible el espacio, lo mejor es adquirir recipientes de bordes rectos, es decir, cúbicos o con forma de prisma rectangular. Estos nos asegurarán, la posibilidad de apilarlos unos encima de otros.

En el supuesto de apilar los recipientes, debemos tener en cuenta de que no sean demasiados, para evitar que pierdan estabilidad y originen un accidente doméstico. Se tienen que colocar en la parte superior, los de utilización más frecuente y garantizar que los podamos alcanzar sin esfuerzo. Que no exijan ponernos en puntas de pie o, aún más, tener que utilizar una escalera o un taburete.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*