Las maquetas de barcos estaticos

En la  confección de modelos estáticos tenemos dos ramas diferentes:

Una es la confección de barcos mediante un kit que se puede adquirir en tiendas. En este kit de construcción, el  fabricante incorpora todo lo preciso, lleva todo lo necesario para la confección del modelo, incluso podremos disponer con facilidad kits de montaje que nos concede alguna herramienta.barco

En la segunda opción, requiere de mayor imaginación y ser algo más audaz para confeccionar el modelo, puesto que esta maqueta se confeccionará  a partir de planos de barcos reales, que se pasarían a escala mediante medios técnicos, con esto venimos a decir, que nadie te proporciona el material y no existe un procedimiento por el que guiarte, deberás comenzar el modelo y poco a poco ir haciendo las piezas que necesites y solucionando los problemas que seguramente te irán surgiendo.

En el momento de realizar una maqueta, se puede confeccionar de muchos modelos, desde los grandes veleros antiguos hasta las lanchas más modernas.

Para realizar maquetas de barcos, que realmente tienen el casco de metal, se intentará que el casco esté lo más liso posible (siempre que se corresponda a la época en la que  iban las chapas remachadas)  para que en el momento de pintar se asemeje al barco original.

Si por  contra, se trata de un barco de madera  además  de que quede totalmente liso, pues no es la más importante, ya que realmente no son totalmente lisos y la pintura deja intuir las tracas de los costados.

El material por excelencia utilizado en el modelismo estático es la madera, pero no se descarta ningún otro material que en algún caso le solucione la confección de alguna pieza concreta, pero dentro de todas las maderas existentes, disponemos de algunas que son mejores para la confección de los modelos, debido a su mayor flexibilidad que a la hora de darle forma, como hacer el casco son mejores de trabajar.

En la confección se necesita de una gran paciencia, porque muchas de las partes que se deben llevar a cabo, no salen a la primera ni a la segunda, y a lo mejor necesitamos varios días para conseguir un resultado que este acorde con el acabado que se desea  alcanzar.

Parte fundamental para su confección, es poseer bastantes herramientas donde poder escoger ó incluso fabricártelas tú mismo, ya que si posees una gran variedad de herramienta de trabajo, puede ser mucho más sencillo, aunque por muchas que se posea si falta el ingenio no sirven de nada.

El ingenio; otro gran factor en los modelistas, porque algunas veces ante cierta zona de la maqueta no encuentras lo que deseas en las tiendas, como cuando buscas hélices de cinco puntas que son difíciles de conseguir y bastante caras, por lo que estás obligado a hacerte una máquina para poder conseguir esa pieza y al fin y al  cabo, conseguir la máxima apariencia con el modelo que se desea representar.

También a veces, las cosas que cualquiera de nosotros no le veríamos utilidad, el modelista naval le saca un buen partido porque por ejemplo los plásticos que se quitan de los cuellos de las camisas, se pueden solucionar los vidrios de las ventanas y así un largo etc. de artilugios y cosas. Todos los aficionados a este “hobbies-arte” tienen un llamado cajón de sastre, donde almacenan esperando su momento, miles de piezas surgidas de los más inesperados lugares.

La gente que confecciona estos barcos, no es nada extraño verlos desmontando impresoras, videos, Dvd, juguetes, etc.… ya que aunque de estos aparatos se rompan las piezas  que suelen llevar, pueden valer ó incluso los coches radio control se pueden ser aprovechables los mandos y  las emisoras, que pueden evitar tener que adquirir unas nuevas, gracias a este reciclaje se evita muchas veces hacer un gasto económico y a partir de cosas, que iban ser tiradas poder montar un barco lo mismo que si compraras las piezas.

Fuente: Maquetas y modelismo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*